divendres, 12 d’abril de 2013

Detrás del burka y el niqab se esconde una ideología radical, fanática, medieval y esclavista

El Tribunal Supremo anula la prohibición del burka y el niqab en los
espacios públicos acordada por el Ayuntamiento de Lleida.
El TS se acoge al hecho que la medida es contraria a la libertad
religiosa al no estar regulada en una ley sino en una ordenanza
municipal.

Nosotros el mes de Septiembre del año 2011 -al poco de entrar en el
Ayuntamiento de Mataró- presentamos una propuesta para la prohibición
total del uso del burka y el niqab en los edificios y equipamientos
municipales de Mataró, así como pedir al Estado Español que lo regulara.

Es por eso que no entiendo ahora la propuesta del Partido Popular en Mataró
de pedir esta regulación al Estado Espanyol. Puesto que es su propio partido
quien está con mayoría absoluta gobernando en Madrid y por lo tanto, lo encuentro
de una demagogia claramente electoralista presentar una propuesta así,
atendiendo que con una simple llamada a sus compañeros de partido o una
propuesta interna hubiera hecho el mismo efecto.

Es conocido el posicionamiento de Plataforma por Catalunya con
la prohibición total del burka y el niqab, dado que no queremos que en
nuestro país las mujeres vayan tapadas ni en los equipamientos municipales ni
por las calles de nuestras ciudades. 

No sólo por problemas tan evidentes como de identificación y de seguridad,
sino porque es un signo de opresión, un insulto intolerable a nuestra
democracia y que atenta gravemente contra la dignidad de la
mujer. Dado que es una imposición, una forma de represión y una falta de respeto
hacia las mujeres.

El velo integral representa la proliferación de una ideología integrista,
representada por la corriente salafista que amenaza el sistema de valores de la
democracia.
Considero que tapar a las mujeres con un burka cómo si fueran fantasmas
en vida representa una ideología radical, fanática, medieval y esclavista.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada